Si se les Motiva a los Niños pueden ser Exitosos.

Hace poco, Fernando Alberca, reconocido educador, comentaba que los niños pueden alcanzar cualquier logro intelectual.
El mismo Einstein apuntaba para un fracaso escolar hasta los 15 años, e incluso habían profesores que decían que “no está preparado para aprender, no llegará a nada”. Y Einstein hasta los 9 años no habló bien. Entonces, ¿qué le pasó para ser genial? La respuesta es sencilla: encontró una motivación y el método para llevarla a cabo.
Una de las principales fuentes de motivación que tuvo Einstein fue que un profesor confió en él como persona capaz que era (aunque él todavía no lo había descubierto). Cuando confías en alguien y le das la oportunidad de poder aprender y de demostrar sus posibilidades, le estás haciendo el mejor regalo: el reconocimiento. Y con el reconocimiento viene la valoración y la motivación, les das confianza y contribuyes a construir y a nutrir su propia autoestima, elemento esencial para la persona. El otro aspecto importante es el método; es decir las diferentes estrategias que utilizas para aprender o resolver problemas. Hay personas que tienen más potencial en hemisferio derecho (el intuitivo y creativo), y otros en el hemisferio izquierdo (el matemático, el que resuelve los problemas). No se trata de rendirnos a la parte que no tenemos, sino potenciar nuestro hemisferio dominante para máximizarlo y que nos ayude a mejorar nuestros puntos débiles para que, dejen de serlo.
F. Alberca comenta que “el coeficiente de inteligencia es innato, permanece inalterable… y no sirve para nada. ¡Lo determinante es la motivación!”. Lo importante es confiar en las personas y darles la oportunidad.
En mi experiencia como psicoterapeuta, he conocido a chicos y chicas estancados en los estudios, con dificultades, creyéndose incapaces para estudiar, niños y niñas que han creído que no podían o no valían, y que suspendían no una ni dos, sino hasta 6 asignaturas. Y cómo, confiando con ellos, dándoles una oportunidad y recursos, cuestionando esas ideas limitantes sobre su capacidad y potenciando sus puntos fuertes han llegado a remontar los sucesivos cursos satisfactoriamente y ha desarrollar una carrera de forma exitosa!
Es más, las instituciones declaran que hay un 30% de fracaso escolar, y ¡es imposible que haya un 30% de personas tontas o incapacitadas para estudiar! A veces simplemente necesitan aprender o mejorar los hábitos de estudio, aprender un método alternativo o nuevos recursos, la motivación o que alguien les reconozca y les apoye. Es importante educar para mejorar y tener éxito no para evitar el fracaso como tal. Los errores sirven para aprender y mejorar; esta visión les ayuda a ser más analíticos y a saber qué deben cambiar para mejorar.
Y no olvidemos que el afecto en forma de sonrisa o mirada de aprobación, es el mejor motivador que podemos regalarle a una persona.

Noticias Relacionadas

Comments are closed

info@especialistasmagazine.com