terapia breve

Terapia Breve

Terapia breve, corriente muy aceptada por los usuarios por las pocas sesiones con las que se trabaja para conseguir el éxito terapéutico. A pesar de ser lo más conocido (el nombre no da lugar a dudas) el bajo número de sesiones no es en sí su principal característica, puesto que más éste hecho es el producto de realizar todo lo que esta filosofía conlleva. Probablemente habrá estudiosos de la materia que lo compartan y otros que no, por lo que dejo claro de entrada que es mi interpretación de lo que he leído, estudiado y de lo que he visto que funciona en las sesiones.

De entrada, en la terapia breve se trabaja con el presente y con la realidad de la persona. Dicho de otro modo, se trabaja con la problemática presente, ya sea que ha surgido en la actualidad o vienterapia brevee dado del pasado. Lo que interesa es como está afectando en el presente y por tanto, todo el proceso de terapia consiste en dar la vuelta a la situación, ofreciendo recursos para el cambio deseado. El tema de aceptar la realidad de la otra persona y adentrarnos en como construye el mundo es lo que nos permite como psicólogos conocer sus inquietudes, sus preocupaciones y nos facilita el tipo de tareas o estrategias a escoger para la resolución de sus problemas. Éstas últimas son las que permitirán inicialmente producir cambios para más tarde comprender el mecanismo que ha llevado a conseguirlos, consiguiendo con este mismo mecanismo, dar respuesta a futuras demandas.

Otro aspecto puntal es que se trabaja desde la primera sesión,terapia breve
a partir del objetivo presentado y especificado por la persona. Esto permite trabajar desde el mismo momento hacía lo que se desea conseguir mediante tareas que, de forma activa, la persona irá realizando una vez pactado, sin la elaboración de diagnósticos ni extensas evaluaciones, ya que se trabaja directamente con lo expuesto en sesión buscando conseguir los cambios lo más rápido posible.

También en la concepción del compromiso terapéutico, a diferencia de la terapia más tradicional, hay un cambio cualitativo interesante, puesto que en la TB el profesional tiene responsabilidad directa en el curso del proceso terapéutico. No se concibe a un paciente como “resistente” si no hay cambios, puesto que se mira desde el punto de vista de qué estamos haciendo mal hasta la fecha, de porqué no ha habido cambios, que tipo de tareas han fallado, para así corregirlo sesión tras sesión. Como diría Alan Santos, gran conocedor y formador de PNL, “A pacientes resistentes, terapeutas incompetentes”. Así pues, se presupone que un paciente que viene a consulta tiene la motivación necesaria para cambiar (de otra manera, no vendría) y es nuestra responsabilidad adecuar la terapia para su correcta ejecución y desarrollo.

La media de sesiones, según los estudiosos de la TB es de 10. Esto es posible por lo comentado anteriormente sobre la primera sesión en la que ya se trabaja con el objetivo pactado. Además de esto, en cuanto la persona consigue realizar las tareas y producir los cambios, las sesiones se van aplazando de forma quincenal e incluso mensual, lo que permite valorar las recaídas (que aparecen en todo proceso de cambio) y trabajar para que no vuelvan a ocurrir. Por tanto, pueden ser sobre unas 10 sesiones, pero no implica que la terapia acabe en 10 semanas.

Volviendo con lo ya introducido anteriormente, las tareas dependen del tipo de problemática y son totalmente adaptadas a la persona. No se trata de una lista de técnicas a escoger, más bien se basa en el entendimiento de los mecanismos que están provocando y/o manteniendterapia breveo el problema para poder elaborar las tareas individuales que permitirán producir cambios deseados. Además, la elaboración y el tipo de tarea permite romper con la idea de que problemas muy estables en el tiempo o muy graves necesitan soluciones de su misma índole. Las tareas suelen ser simples y muchas veces sencillas a la hora de llevar a la práctica.

Por supuesto, se da por hecho que hablo de mi percepción sobre lo que es la terapia breve y probablemente otras personas puedan tener otra interpretación de ésta, o incluso de lo comentado. Mi intención es romper con el mito de que la Terapia Breve es una terapia normal de pocas sesiones, como si de entrada esa fuera la intención. En realidad, es mucho más que eso y a decir verdad, remarco el hecho de que el bajo número de sesiones comparado con otras escuelas, ha sido un producto de la metodología de trabajo y no un objetivo planteado de entrada.

Noticias Relacionadas

Comments are closed

info@especialistasmagazine.com