La depresión postparto debe de diferenciarse ce la tristeza puerperal en las madres que acaban de dar a luz

¿Qué es la Depresión Postparto?

La Depresión postparto o postnatal es un trastorno que a veces se confunde con otro tipo de alteración que si bien repercute de manera importante en la vida de la persona que lo sufre, está más relacionado con las dificultades de adaptación al nuevo rol de ser madre y a la nueva situación, a un proceso de duelo así como a la incorrecta gestión del estrés por toda la serie de cambios físicos y ambientales que se producen con la llegada del nuevo hijo. Estamos hablando de la “tristeza puerperal” (también llamada “baby blues”). En el presente artículo hablaremos sobre ella y sobre las diferencias que existen entre esta alteración y la Depresión postparto.

Los cambios de humor leves después del embarazo son bastante habituales en las madres que han tenido un bebé, tan comunes de hecho, que esta serie de cambios se engloban dentro de un desorden que tiene su propio nombre: la tristeza puerperal .

Después de dar a luz un bebé se espera que de manera natural la madre disfrute de la nueva maternidad, se espera que la madre celebre la llegada de su pequeño con sus amigos y familiares. Antes  del nacimiento de un hijo nos enseñan que una futura madre debe de prepararse para la alegría y la emoción, no para el agotamiento, la ansiedad y el llanto. ¿Pero qué sucede cuando una madre en vez de experimentar alegría e ilusión delante de la llegada de su bebé experimenta todo lo contrario?

El nacimiento de un hijo es una fuente importante de estrés físico y psicológico, no importa lo mucho que una madre ame a su hijo, experimentar  todos estos sentimientos después del parto es perfectamente normal, pero si los síntomas no desaparecen después de unas semanas o empeoran, es posible que la madre padezca depresión postparto y en ese caso es importante obtener ayuda de inmediato y ponerse en manos de un especialista. Con tratamiento y apoyo psicológico una persona puede recuperarse y reconducir su vida hacia una maternidad feliz.

¿Tristeza puerperal o Depresión postparto?

La gran mayoría de las madres experimentan al menos algunos síntomas de la depresión postparto, incluyendo cambios de humor, tristeza, dificultad para dormir, irritabilidad, cambios en el apetito o problemas de concentración.

La tristeza puerperal  probablemente sea causada por los cambios hormonales que acontecen después del nacimiento. Delante de los síntomas, no hay motivos para preocuparse excesivamente, la madre se siente mejor una vez que sus hormonas se estabilizan. A parte del apoyo de los seres queridos y mucho descanso, no se necesita tratamiento.

La depresión posparto es un problema más serio que no se debe ignorar. Sin embargo, no siempre es fácil distinguir entre los dos.

Signos y síntomas de la depresión postparto

En un principio, la depresión postparto puede parecer la tristeza normal que comentábamos anteriormente. De hecho, la depresión postparto y la tristeza puerperal comparten muchos síntomas, como los cambios de humor, los ataques de llanto, la tristeza, insomnio e irritabilidad. La diferencia es que con la depresión postparto, los síntomas son más graves y de mayor duración (pueden presentarse pensamientos suicidas o el sentimiento de incapacidad para cuidar al recién nacido).

La depresión postparto puede afectar de manera significativa en la vida de la madre y en la vida de la pareja.

Los signos y síntomas de la depresión postparto más comunes son: mostrar falta de interés en el bebé,  presentar sentimientos negativos hacia él, mostrar preocupación y culpabilidad por esos sentimientos negativos que se experimentan y a veces aparecen sentimientos de temor de poder hacer daño al propio hijo . A la vez es común mostrar una falta de preocupación por uno mismo, presentado apatía, pérdida de la capacidad para experimentar placer, falta de energía y desmotivación así como también sentimientos de inutilidad y de culpa. También es frecuente que la madre experimente cambios en el apetito o en  el peso y  que duerma más o menos de lo habitual.  También son frecuentes los pensamientos recurrentes de muerte o de suicidio.

La depresión postparto acostumbra aparecer poco tiempo después del parto y se desarrolla gradualmente durante un período de varios meses. Pero también puede aparecer repentinamente, y en algunas mujeres  los primeros síntomas no aparecen hasta meses después de haber dado a luz.

Causas de la depresión postparto.

Las razones exactas por qué algunas madres desarrollan depresión postparto y otras no son desconocidas, pero una serie de causas interrelacionadas y factores de riesgo contribuyen al problema. Estas son algunas de las causas relacionadas con la aparición del trastorno:

Los cambios hormonales. Después del parto  las mujeres experimentan una gran caída en sus niveles de estrógeno y de la hormona progesterona. También pueden disminuir los niveles de tiroides, lo que conduce a la fatiga y la depresión. Estos cambios, junto con los cambios que experimenta la madre en los niveles de la presión arterial, el funcionamiento del sistema inmunológico y el metabolismo, pueden desencadenar la depresión postparto.

Los cambios físicos. Dar a luz conlleva numerosos cambios físicos y emocionales. La madre después del nacimiento del bebé se ve inmersa en los cuidados del bebé, preocupada por el estado físico y las necesidades del mismo, esta excesiva entrega puede poner en riesgo su cuidado personal, descuidándolo, y puede que eso le genere inseguridades acerca de su atractivo físico y sexual.

El estrés. El estrés de cuidar a un recién nacido también puede contribuir al problema . Las nuevas madres a menudo son privadas de sueño. Además, es posible que se sientan agobiadas e inseguras acerca de su capacidad para atender adecuadamente al bebé. Estos ajustes pueden ser particularmente difíciles en las madres  primerizas que tienen que acostumbrarse a una nueva identidad.

depresión postparto

depresión postparto

Factores de riesgo en la depresión postparto

Algunas mujeres son más propensas que otras a desarrollar depresión postparto. Los factores que las exponen a un mayor riesgo a presentar el trastorno son los siguientes:

  • Historia previa de depresión
  • Historia de síndrome premenstrual severo o trastorno disfórico premenstrual
  • Las complicaciones médicas
  • Dificultades de relación
  • La falta de apoyo de familiares o de amigos

Este desorden puede interferir en el funcionamiento de la madre, mermando  su capacidad para cuidar de sí misma y de su hijo. Padecer una depresión postparto no significa que se sea mala madre, sin embargo los síntomas de fatiga, irritabilidad, apatía y llanto pueden covertirse en interferencias difíciles de manejar sin la ayuda de un profesional y que pueden afectar a la crianza del bebé. Si, a pesar de la ayuda y el apoyo familiar, la madre todavía percibe que está luchando con la depresión postparto, es importante considerar la búsqueda de un tratamiento profesional.

La depresión postparto responde a los mismos tipos de tratamiento que la depresión, uno de ellos es la terapia psicológica que ha demostrado ser eficaz en lidiar con éxito los ajustes de la maternidad. La terapia hormonal o la medicación psiquiátrica pueden ser opciones recomendables en los casos más graves, sin embargo, el uso de medicamentos siempre debe de ir acompañada  de psicoterapia y debe de ser supervisado de cerca por un médico.

Ayudar a alguien con depresión postparto

Si una persona cercana está experimentando depresión postparto, lo mejor que puedes hacer es ofrecerle apoyo, escuchándola con paciencia y comprensión. Bríndale apoyo y ofrécele ayuda para que pueda tomar un descanso del cuidado de los niños,

Si se trata de tu compañera o de tu esposa la persona afectada, anímale a hablar sobre sus sentimientos. Escucha sin juzgarla y no te centres tanto en ofrecerle soluciones,  en lugar de tratar de arreglar las cosas y buscar soluciones  simplemente estate ahí con ella dándole apoyo emocional. En relación con las responsabilidades con el trabajo de casa y el cuidado de los niños, ofrécele apoyo, no esperes a que ella pregunte.

Asegúrate de que ella necesita tiempo para sí misma, el descanso y la relajación son importantes. Anímala a tomar descansos, contrata a una niñera si es necesario.

Sé paciente si ella no está lista para el sexo. La depresión afecta el deseo sexual, por lo que durante un tiempo puede que ella se muestre poco predispuesta debido al bajo estado de ánimo. Ofrécele tu afecto físico, pero no le insistas si no está preparada para el sexo.

Intenta motivarla a que haga ejercicio físico, es difícil motivarse cuando uno se siente en un estado bajo de ánimo, podéis instaurar la rutina de dar paseos diarios, esto, además de motivarla, hará que generéis espacios para poder compartir y acercaros el uno al otro, es importante delante del nacimiento de un hijo incorporar el nuevo rol de padres pero nunca sin olvidar que seguís siendo una pareja.

 

Palabras clave: Depresión postparto, tristeza puerperal, depresión, tristeza.

Escrito por: Judit March, Dra. en Psicología Clínica y de la Salud y psicoterapeuta.

Noticias Relacionadas

Comments are closed

info@especialistasmagazine.com