archery

Concentración, el camino hacia el alto rendimiento en la competición

En el trabajo aplicado en Deporte con equipos e individuos orientados a dar lo máximo en la competición suelen surgir una serie de demandas por parte de los entrenadores y los propios deportistas acerca de las diferencias entre lo que se es capaz de hacer en los entrenamientos y lo que después se hace realmente en la competición. Expresiones como “tenemos falta de intensidad”, “están fuera del partido”, “me cuesta centrarme después de un error”, “no soy capaz de sacar mi mejor juego” o incluso “no sé tomar decisiones en los momentos importantes del partido” esconden un denominador común: carencias o falta de concentración.

Aunque todos conocemos lo que significa “estar concentrado”, pocas veces nos preguntamos cómo se llega a este estado mental, contrariamente a lo que se suele pensar no es una capacidad innata que sé tiene o no se tiene, aunque obviamente sí que hay individuos que tienen un mejor control de su concentración, tanto en el Deporte como en otros ámbitos que implican rendimiento (Música, exámenes, situaciones laborales, etc.).

La concentración se define como “la atención en las señales pertinentes del entorno y el mantenimiento de ese foco atencional”. Así pues tiene dos partes importantes, identificar los estímulos relevantes para la tarea (lo que implica saber discriminar aquellos que son irrelevantes) y el saber mantener esta atención a lo largo de la ejecución. Shaq-free-throw

Sin duda tiene que ver y se relaciona con otras capacidades psicológicas como el control emocional, la autoconfianza o el nivel de activación, pero para ser concretos podemos afirmar que la falta de concentración se debe a alguno de estos motivos:

1.      Poca claridad en la tarea a realizar: si no sé cuál es mi rol dentro de un equipo, no conozco las jugadas o tengo dudas sobre la ejecución, difícilmente me puedo centrar en cómo hacerlo bien.

 2.      Un foco atencional inapropiado: No conocer los estímulos relevantes para cada tarea, estar demasiado centrado en la mecánica corporal, o en la valoración del resultado que estoy obteniendo, son algunos ejemplos de ello.

 3.      Un foco atencional no definido previamente: se debe entrenar antes de las competiciones cuáles son aquellos estímulos relevantes de la situación en los que debo estar centrado, para que esto se automatice y no se atienda a distractores, tanto internos como externos, durante la competición.

 4.      Fatiga: Cuando aparece el cansancio es más difícil estar concentrado, por ello es importante tener claro cuáles son las tareas y objetivos que tengo que conseguir. Del mismo modo, es importante saber “conectar” y “desconectar” en las competiciones largas para prevenir la fatiga.

 5.      Estar más centrado en el resultado que en la tarea: si la entendemos que la atención es un foco, veremos que no puede estar centrado en dos sitios al mismo tiempo; estar atendiendo a situaciones pasadas o futuras, tanto si son aciertos como si son errores, me harán no estar centrado en lo que tengo que hacer aquí y ahora.

 Una vez vistos las principales causas de la falta de atención, queda claro que se pueden establecer modificaciones en los entrenamientos para prevenir estos problemas, y en el caso de que ya estén presentes, corregirlos. Sin duda la concentración es una capacidad, y como tal puede ser entrenada.

Focus-on-Putting-with-Blinders

 Normalmente se establecen ejercicios en los entrenamientos que entrañan rutinas que ayudan a concentrarse y lograr un nivel de activación adecuado, pero no se suele trabajar específicamente la concentración como tal pese a ser un factor fundamental del alto rendimiento: basta mirar situaciones como tiros libres, penaltis, lanzamientos, o comparar una buena o mala ejecución por parte de un mismo deportista,  para darse cuenta de que el factor decisivo es la concentración.

 El Psicólogo Deportivo en este ámbito puede ayudar al entrenador a diseñar ejercicios de entrenamiento integrales para trabajar el factor concentración, o bien trabajar esta capacidad individualmente con el deportista para lograr dar ese paso adelante que en muchos casos es la diferencia entre rendir a un nivel óptimo o quedarse por debajo de las propias capacidades.

Noticias Relacionadas

Comments are closed

info@especialistasmagazine.com