spring-awakening-1197602_1280

Cómo afecta a la piel el sol en primavera

Los días soleados de primavera son bienvenidos, tras el frío del invierno invitan a pasear, a llevar menos ropa e incluso a tumbarse en la playa.

Pero se debe tener en cuenta que, aunque el calor no sea excesivo, el sol de primavera afecta a la piel del mismo modo que en verano. Las radiaciones del sol están durante todo el año y en primavera tendemos a olvidarlo. Según la Guía de Protección Solar, elaborada por el Ministerio de Sanidad y Consumo, el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos y la Asociación Española Contra el Cáncer exponerse al sol de manera inadecuada puede provocar quemaduras, insolaciones, alteraciones del sistema inmunitario, cáncer de piel, enfermedades en los ojos, como cataratas, y envejecimiento de la piel.

Los dermatólogos consideran que los rayos del sol en primavera son más peligrosos que los del verano, por lo que será necesario protegerse de ellos, especialmente a los niños pues su piel es mucho más sensible y ellos suelen pasar más tiempo jugando y expuestos al sol.

Cómo protegerse del sol en primavera

• Evitar exposiciones al sol prolongadas

• Usar un protector solar más elevado que el habitual. El farmacéutico puede aconsejar sobre cuál es el adecuado para cada tipo de piel

• El protector solar deberá ser aplicado media hora antes de exponerse al sol y se deberá repetir su aplicación cada dos horas

• Protegerse utilizando gorras y viseras, sobretodo los niños y las personas con alopecia

• Utilizar gafas de sol

• Entre las doce del mediodía y las cuatro de la tarde se debe evitar exponerse al sol de manera prolongada

• Utilizar cremas hidratantes para paliar el efecto que ha causado el invierno en la piel

• Las verduras y frutas contienen carotenoides, ayudan a mejorar el sistema inmune y a la piel a conseguir un suave bronceado de una manera saludable

Noticias Relacionadas

Comments are closed

info@especialistasmagazine.com