Vivir con el cáncer de mama

Vivir con el cáncer de mama

Vivir con el cáncer de mamaVivir con el cáncer de mama es, sin duda, una de las experiencias más difíciles para una mujer. La enfermedad lo cambia todo: el concepto de una misma, la autoestima, las actividades, las relaciones, … Pero no todo es negativo: la curación ya se acerca al 90% de las mujeres que lo sufren, y la presión social estimula la sensibilización y la investigación para acabar con esta enfermedad y sus consecuencias.

Convivir con el cáncer obliga a adaptarse -cada una a su ritmo- y a tomar decisiones que pueden parecer contradictorias o antinaturales. Esto no es fácil para nadie, y da lugar a sentimientos como el miedo, la rabia, la tristeza o la desesperanza. Sentimientos que pueden venir e irse, o mezclarse entre ellos.

Es importante darse permiso a una misma para experimentarlos. Si un día domina la tristeza, forzarse a estar alegre porque alguien ha dicho “anímate, tienes que ser fuerte para no desanimar a los demás” puede ser inadecuado y aumentar el sufrimiento. El cáncer es una enfermedad grave, y es normal que produzca estos sentimientos.

La toma de decisiones puede incluír decírselo a los hijos, y al resto de familia, dejar o no el trabajo, etc. Tanto el sufrimiento como la toma de decisiones se facilitan con apoyo de la familia o los amigos -a veces necesitarán que se les diga en qué pueden ser útiles- o de un professional de la psicooncología.

Hay varios aspectos a destacar del cáncer de mama y, en este articulo, los veremos uno a uno.

Prevención del cáncer de mama

El riesgo de sufrir cáncer de mama nunca se reduce a cero: aunque se lleve un estilo de vida “adecuado”, el riesgo siempre existirá. Pero algunas cosas que lo reducen son:

  • Tener hijos a una edad joven, entre 20 y 30 años (ésta es una decisión muy personal).
  • Amamantar a los hijos de forma natural, con lactancia de pecho.
  • Consumir alcohol con moderación.
  • Reducir el consumo de grasas animales, sobretodo las saturadas. Las conocemos porque cuando se enfrían toman color blanco.
  • Practicar ejercicio físico regularmente, al menos 4 horas a la semana.
  • Evitar el tratamiento hormonal sustitutivo tras la menopausia.

Detección precoz

La detección precoz del cáncer de mama hace que su tratamiento tenga más posibilidades de éxito. Para ello se pueden practicar autoexploraciones mamarias una vez al mes. Este vídeo explica cómo hacerlo:

La autoexploración NO es una prueba de diagnóstico, pero puede ayudar a detectar algunos síntomas del cáncer de mama, como retracción del pezón, aparición de bultos o secreción. Otra técnica de detección precoz es la mamografia, que se realiza regularmente en los hospitales (la frecuencia depende del sitio dónde se vive).

Diagnóstico del cáncer de mama

El diagnóstico se realiza mediante una mamografia, una biopsia (análisis de un fragmento de tejido), analítica de sangre y orina, y una ecografía. El cáncer de mama es el más frecuente entre las mujeres, y 1 de cada 9 será diagnosticada de esta enfermedad en algun momento de su vida. En una proporción muy pequeña (1%) es diagnosticado en varones.

Para realizarse las pruebas es recomendable ir acompañada y llevar un bloc de notas y un bolígrafo para tomar apuntes de lo que diga el personal sanitario -se pueden olvidar cosas debido al estrés que se siente cuando se comunica el diagnostico-. En esta misma entrevista se analizarán las opciones de tratamiento y se darán algunas recomendaciones.

Tratamiento para el cáncer de mama

El tratamiento para el cáncer de mama es cada vez más individual: como hay varios tipos de esta enfermedad, la estrategia terapéutica debe adaptarse a cada persona. Las más empleadas son tres:

  • Cirugia: Extirpación total o parcial de la mama y de algunos ganglios para analizar si están afectados.
  • Quimioterapia: Uso de medicamentos por vía oral o intravenosa que impiden la reproducción de las células cancerosas. Pueden haber efectos secundarios, como caída del cabello, vómitos, fatiga o anemia. Estos efectos no siempre aparecen y, cuando lo hacen, se pueden tratar. Por ejemplo, los vómitos se reducen con fármacos y con pautas como hacer comidas ligeras y muy variadas, y tomar bebidas frías. Para la caída del cabello existen pelucas naturales o artificiales, y pañuelos con un diseño muy personalizable.
  • Radioterapia: Uso de radiación localizada en el tumor. Puede provocar quemaduras superficiales en la piel de la zona.

Por norma general el tratamiento dura de 9 a 12 meses, tras el cual en algunos casos se recomienda seguir tomando unas pastillas (Tamoxifeno) para evitar la reaparición del tumor.

Recuperación tras la enfermedad y possible recaída

La recuperación es paulatina y puede incluír el regreso al trabajo y a las actividades habituales. Muchas mujeres tienen miedo a la recaída, en una situación llamada “Síndrome de la Espada de Damocles“. Para reducirlo se puede intentar mantener la atención centrada en otras cosas, como los buenos ratos que pasamos con los amigos y la familia, o la actividad que realizamos en cada momento.

También conviene seguir los controles, que pueden avisar de la reaparición de la enfermedad. Si ésta se produce, el impacto psicológico suele ser mayor que el del primer diagnostico, porque significa volver a empezar con el tratamiento. De nuevo, el apoyo social y profesional van a ser fundamentales.

Enfermedad avanzada

A veces, aunque el cáncer se haya detectado a tiempo, la mujer no se cura. Puede ser porque el tratamiento no es eficaz, o porque el tumor ha hecho metástasis (algunas de sus células se han desplazado a otras partes del cuerpo, como el hígado, los pulmones o los huesos). Existen tratamientos para controlar los síntomas, pero se entra en una fase muy difícil en la que la mujer se enfrenta al final de su vida.

Aunque no hay forma de hacerlo fácil, muchas mujeres lo toman como una oportunidad para decidir algunos aspectos del final de su vida: terminar cosas empezadas, complir deseos, hablar con personas con las que se había perdido el contacto, e… También es un momento difícil para la familia, especialmente si hay niños.

Sensibilización social con el cáncer de mama

El aumento en el número de supervivientes de esta enfermedad ha hecho que las mujeres empezaran a reclamar su visibilidad e implicación de toda la sociedad (no sólo de las mujeres) en su prevención y tratamiento. Actualmente el de mama es el cáncer más conocido, y el 19 de Octubre se celebra su Día Mundial, con un sinfín de actividades para conscienciar a todo el mundo.

Desde aquí quiero mandar un abrazo a todas las mujeres y hombres que luchan contra la enfermedad en sus cuerpos, en sus familias, en las iniciativas sociales y desde las profesiones sanitarias. :)

Noticias Relacionadas

6 Responses

Leave a Reply

info@especialistasmagazine.com