uso terapeutico mindfunlees

Uso terapéutico del Mindfulness

meditation-481246_1280Actualmente existen innumerables técnicas terapéuticas para poder acompañar a una persona que se acerca a la consulta de un profesional de la salud mental. A mí que soy psicóloga y psicoterapeuta me resultaría imposible decir que hay una mejor que otra porque cada persona ha de ser atendida de una forma diferente.

De todas las cosas que he aprendido desde que empecé mi formación en este campo, hace ya casi 20 años, hay una que sin yo proponérmelo se ha transformado en una parte fundamental de mi vida personal y también profesional: La meditación.

Es inevitable, para una persona que practica con autenticidad esta técnica, que permee cada aspecto de su vida y en mi caso esta herramienta traspasó lo personal para, desde hace unos años, incorporarla al trabajo.

Mi práctica de meditación ha tenido diferentes fases, al comienzo buscaba tener un cierto bienestar interno pero en el transcurrir del tiempo se ha ido transformando en una forma de vida que me ayuda a ampliar mi conciencia y reconocer mi verdadera naturaleza, estar más presente y trabajar con mis limitaciones. Además, está siendo una herramienta invaluable para llevarla al campo de la terapia con algunos de los pacientes con los que trabajo, proporcionándoles grandes beneficios.

Hay una gran variedad de prácticas meditativas, pero con la que más trabajo es la Atención Plena o Mindfulness. El Mindfulness forma parte de un conjunto de prácticas de la antigua tradición budista y consiste básicamente en traer la conciencia al momento presente y desde esa conciencia, abordar con una actitud de aceptación, sin juzgar, lo que está ocurriendo en el aquí y el ahora. Esto que parece así dicho algo sencillo, conlleva una gran perseverancia, entendimiento y respeto por el proceso.

En el libro “La práctica de la Atención Plena”, Jon Kabat-Zinn (profesor emérito de medicina y fundador y director de la Clínica para Reducción del Estrés en la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts) nos da esta definición de Mindfulness: “La atención plena es una conciencia sin juicios que se cultiva instante tras instante mediante un tipo especial de atención abierta, no reactiva y sin prejuicios en el momento presente.”

Me gustaría, para ilustrar el uso del Mindfulness en la terapia, compartirles mi experiencia con un paciente al que voy a llamar Mario. Cuando Mario llegó a mi consulta se quejaba desde hacía algunos años de un dolor crónico en la zona de la pelvis. Además, aunque ya había pasado algún tiempo desde su ruptura, estaba todavía atrapado psicológicamente en una relación tóxica con su anterior pareja. A través del relato, Mario fue desplegando su forma dependiente de relacionarse con las mujeres y un cierto sentimiento de culpa relacionado con la sexualidad y que, de alguna forma, relacionaba con su dolor crónico.

Poco a poco fuimos trabajando para tomar conciencia de su necesidad de aprobación y su dificultad para poner límites en sus relaciones de pareja, relacionándolo a su vez con ciertos patrones familiares que había adoptado de niño y de los que fue tomando conciencia. Pero su dolor físico continuaba estando presente, haciendo que la calidad de vida de Mario no fuera todo lo satisfactoria posible, ya que le interrumpía el sueño, lo hacía estar de mal humor y en muchas ocasiones le obligaba a retirarse a descansar y tenía que anular encuentros con otras personas. Ante esta situación, decidí incorporar el Mindfulness a la terapia, con el objetivo de mejorar su gestión del dolor y que éste no le impidiera realizar una vida más en contacto consigo mismo y con sus familiares y amigos/as.

Empezamos con un entrenamiento de la atención en su respiración, dejando que los pensamientos, ideas o sensaciones transcurrieran y pasasen sin apegarse a ellas. Al principio Mario no conseguía estar más de algunos segundos sin perderse en sus propios pensamientos, pero con la suficiente constancia y paciencia, poco a poco fue logrando la suficiente concentración y sensación de ir creando un espacio interno desde donde poder observar lo que le ocurría con más distancia. Justamente este es uno de los objetivos del Mindfulness o Atención Plena, poder tomar distancia de tus pensamientos o sensaciones para poder elegir cómo actuar frente a ellos en vez de reaccionar de forma automática y repetida ante lo que percibes, muchas veces incluso, de forma inconsciente.

Una vez adquirido un entrenamiento básico, pasamos a una técnica de Mindfulness más específica para trabajar con el dolor físico y luego incorporamos otra técnica llamada Metta Bhavana que se utiliza para abrir el corazón a la compasión y que puede estar dirigida hacia otros seres, pero también hacia nosotros mismos. Con ello, además, trabajamos la aceptación de lo que nos pasa y no podemos cambiar y abrimos la mirada dándonos cuenta de todo lo que sí tenemos y no siempre valoramos suficientemente. Mario se entregó a la técnica y poco a poco fue dominando su capacidad de gestionar y acompañar el dolor, de tal forma que empezó a no afectarle tanto a su estado de ánimo y a poder relacionarse más a menudo con otras personas desde un lugar más sano y equilibrado. Además fue dándose cuenta que una parte de sí mismo se trataba desde la culpa y la acusación y se fue acompañando desde el cariño pero sin reaccionar automáticamente a estos sentimientos. Esto hizo que el sentimiento para consigo mismo fuese más empático y saludable, consiguiendo un estado de mayor paz y calma interna.

Mario continúa con dolor pero la percepción de éste es mucho más bajo, además ya es él y no su dolor el que marca el ritmo de su vida. Continúa aprendiendo y empieza a establecer relaciones más sanas con los demás y consigo mismo.

Este es un ejemplo de cómo el Mindfulness puede tener un uso terapéutico, hay muchos más formas de utilizarlo en la terapia, pero lo que me parece aún más importante es que es una técnica que nos puede servir a todas las personas para aumentar nuestra calidad de conciencia y, con ella, nuestra calidad de vida.

 

Mª Eugenia García García

Psicóloga sanitaria – Psicoterapeuta

www.meditationinprogress.com

María Eugenia García García es licenciada en Psicología y se ha formado, entre otros, como Psicoterapeuta en Biogestalt, P.N.L., Coaching… Desde hace unos años atiende en su consulta de Las Palmas de G.C. y Santa María de Guía. Conjuntamente con su pareja realiza cursos de forma periódica de Atención Plena Online, presenciales y retiros de silencio que combinan con esta técnica. En la página web www.meditationinprogress.com pueden encontrar más información sobre su currículo, forma de contactar con ella y las actividades que realiza.

 

Noticias Relacionadas

Comments are closed

info@especialistasmagazine.com