Young couple sittin back to back on the sofa,having relationship

Relaciones de Pareja los 4 Adversarios.

Relaciones de pareja, para que sean duraderas, deben cuidarse y mimarse. A menudo hay retos que superar y es en estos momentos cuando las relaciones se fortalecen. Pero debemos evitar a toda costa que adversarios como la falta de empatía, los problemas de comunicación, las rutinas o los mitos se instauren en la vida de pareja, ya que pueden dificultar la salud de la relación.

 

POCA EMPATÍA

¿Alguna vez te has parado a pensar en el efecto que puede tener ese compentario en tu pareja? ¿Cómo le sentará? ¿Y para qué vas a hacer ese comentario y con qué finalidad? Entender a la otra persona y ponerse en su lugar, en cómo debe sentirse es una habilidad que denota inteligencia y genera equilibrio mental y emocional, ya que reduce discusiones.

Hay personas que se consideran “sin filtro”, “precipitadas” o “sinceras”. Hay que valorar si éstas cualidades son buenas en todo momento, o pueden herir a los demás. Todo se aprende. Añadir un filtro mental sólo supone entrenarse. Y si el resultado va a ser que potenciaremos y mejoraremos nuestra relación, ¿por qué no probarlo?

Este filtro es imprescindible entrenarlo para trabajar la empatía con los demás y con nuestra pareja. Si las personas pasarán este filtro antes de hablar, se ahorrarían muchos problemas, discusiones y disgustos.

Todo depende si quieres usar las palabras como auténticas balas y destruir, o si quieres usar esaspalabras como semillas dónde poder sembrar.

De ti depende.

 

PROBLEMAS DE COMUNICACIÓN

Las parejas necesitan solventar la dificultad de tener poco tiempo y de poder hablar más. Si habláramos más no tendriamos tantos problemas. Eso sí, hablarnos con cariño.

Lo que queda prohibido es callarse las cosas, ya que sólo desarrollas rencores y éste es un primer paso para la destrucción de la relación.

Hay que hablar con el objetivo de entenderse. No de querer tener la razón. ¿De qué te servirá tener la razón si con ello destruyes la relación? ¿No crees que pagarás un precio demasiado alto? ¿No es mejor la sensación de remar juntos y de conseguir entenderse?

Preguntas que deberías hacer a tu pareja con frecuencia: ¿Qué necesitas? ¿Cómo puedo yo ayudarte? ¿Qué puedo hacer la próxima vez?

Comentarios que benefician la relación: “Cariño, me gustaría que me comentaras los planes antes de hacerlos públicos delante de nuestros amigos. Si los compartes primero conmigo sentiré que me tienes en consideración y que soy importante para ti. Ya sé que no lo has hecho a propósito, te lo comento para que sepas lo que necesito”. (Si no lo comentara, ¿crees que la pareja tiene forma de saber qué le ha molestado? ¿y si no lo sabe, podrá corregirlo?)

 

RUTINAS

Uno de los adversarios más temidos en las relaciones de pareja son las rutinas. Cuando día tras día hacemos las mismas tareas caemos en una monotonía que resta fuerza a la pareja y la debilita. Cuando llevamos mucho tiempo instaurados en unos hábitos que no dejan espacio ni dedicación al amor en pareja tenemos la sensación de que no disfrutamos suficiente y que la importancia de la pareja pierde energía.

El problema de caer en la rutina es que lo urgente no deja tiempo para lo importante, y no nos permite seguir alimentando ni la relación ni el amor. Debemos tener en cuenta que la relación necesita atención diaria y debe cuidarse frecuentemente.

El ritmo frenético que llevamos, el trabajo, los niños y las obligaciones ocupan la mayoría del tiempo.

Es importante que la pareja tenga 15 minutos sagrados al día donde pueda hablar de cómo les ha ido el día y de si hay algo que les preocupa y que debe solucionarse. Se puede hablar mientras cenan, o mientras se duchan juntos, o antes de dormir en la cama. Una mañana o una tarde a la semana la pareja debería poder escaparse solos, aunque sólo fueran un par de horas para poderse escuchar, hablar o hacer alguna actividad sin tener interferencias, y de esta forma recuperar oxígeno para el ritmo de la siguiente semana. Y una vez al mes o, cada dos meses la pareja debería escaparse un fin de semana y poder dejar los niños con sus abuelos. Tanto padres como hijos lo agradecerán.

Y de esta forma cuidamos el amor de la pareja que es el motor de la familia. Ese cariño, apreciación y valoración no desaparece si se cuida bien.

 

MITOS, FALSAS CREENCIAS Y EXPECTATIVAS POCO REALISTAS

Otro adversario son los mitos, creencias o expectativas que tenemos sobre nuestra relación de pareja. Esto puede ser un impedimento para disfrutar de la relación.

 

Ejemplos de ellos son:

1-  “Si mi pareja me quisiera de verdad, sería capaz de anticipar mis necesidades, lo que siento y lo pienso”.

¿Queremos una pareja o un adivino? Debemos hablar y comunicar nuestras necesidades de forma clara y precisa.

2- “Mi pareja nunca me  llevará la contraria”. 

La pareja esta para apoyarse y también para mostrar diferencias cuando las haya con el objetivo de conocerse mejor y llegar a acuerdos que sean interesantes para ambos miembros de la pareja. Es importante para el desarrrollo de una relación aprender a escuchar lo bueno y lo que debemos corregir, con el objetivo de mejorarnos nosotros y nuestra relación.

3- “Si nos queremos tenemos que estar siempre juntos y compartir, y todo”. 

Necesitamos tiempo individual dentro de la relación para volver mas relajados, renovados y poder disfrutar más de la compañia de la pareja. si se pasa todo el tiempo juntos, se corre el riesgo de asfixiar la relación.

4- “Mi pareja y yo debemos tener los mismos objetivos e intereses”. 

Perfecto en la vida común y en la familiar e hijos, pero en otros ámbitos no tiene porque ser así. Tenéis derecho a pensar de forma diferente.

5- “La frecuencia del sexo no debe disminuir”. 

La actividad sexual pasa por diferentes fases en función del periodo que se vive: hijos, vacaciones, enfermedades, estrés, trabajo,…

6- “El amor se mantiene por si solo, si decae es que ya no existe”.

Todas las relaciones necesitan un trabajo de mantenimiento para funcionar. Nada dura para siempre si no se cuida.

 

Miraros a los ojos, escucharos, esforzaros por entenderos y buscar soluciones.

Reservaros un tiempo sagrado para alimentar vuestra relación y

sobretodo valorad y disfrutad de los buenos momentos.

Noticias Relacionadas

Comments are closed

info@especialistasmagazine.com