Qué Ocurre Cuando se Pierde a Alguien.

En nuestras vidas relacionamos la pérdida con múltiples experiencias, pero sobretodo solemos relacionarla con la privación de algo que hemos tenido y  que ya no tenemos acceso. Este cambio nos implica un proceso de adaptación con sentimientos de tristeza, soledad, frustración e incomprensión.

Estos sentimientos aparecen cuando perdemos algo: a un ser querido, la salud, la capacidad física, la vivienda, la carrera profesional o cuando nos separamos. Sin embargo, como comenta Robert. A. Neymeyer, psicólogo especialista en duelos,  hay otras pérdidas más sutiles o escondidas, porque no gozan de una definición social tan clara. Un ejecutivo se deprime y no deja de preguntarse que ha hecho mal cuando pierde su trabajo a causa de “recortes” en su compañia. Un chico se siente traicionado y disgustado cuando su novia le deja por otro. Una madre lamenta la pérdida de su “futuro bebé” después de un aborto espontáneo. Un niño pequeño pierde a su mascota, una familia se siente sola frente al diagnóstico de una enfermedad (física o mental grave) de uno de sus miembros. Y otras pérdidas como la juventud, los sueños o los ideales, en definitiva, pérdidas más inmateriales pero no por ello menos significativas.

 

El dolor que provoca este tipo de pérdidas puede verse agravado por la incomprensión, el sentimiento de culpa o la simple falta de atención de las personas pertenecientes al entorno social de los afectados, ya sea la familia, el puesto de trabajo o la comunidad, haciendo mayor aun la carga de angustia, secretismo o culpabilidad de aquellos cuyo dolor no se permite, se trivializa o no se reconoce.

 

La experiencia de la pérdida humana produce desafios y problemas en la persona y en los familiares. Aunque el dolor por la pérdida de algo que amamos y ya no tenemos es una parte natural del viaje de la vida, puede poner en tela de juicio nuestra forma de vivir, haciéndonos sentir confusos e inseguros, sin saber cómo avanzar en el terrritorio desconocido en el que nos ha dejado la pérdida.

 

Las pérdidas son complicadas de gestionar por su sistema complejo. Des de nuestra consulta ayudamos a las personas que estan pasando por estos precesos o que los pasaron hace tiempo pero que todavía sienten que no han podido pasar página. Una pérdida implica un duelo con la persona, con la situación, con el impacto en su relación, adaptarse a la nueva situación, encontrar nuevas estrategias de afrontamiento para el miedo, la desprotección, los sentimientos de tristeza, la desmotivación, y de cómo no sentirse culpable por los buenos momentos.

La superación de la pérdida implica por un lado, una reconstrucción de la experiencia vivida ofreciéndole un sentido a lo sucedido, y por otro lado, trabajar para sanar los aspectos que impiden la correcta elaboración del duelo.

Estos Recursos serán importantes para superar la pérdida en sí y para intentar mitigar el dolor, el estrés y la ansiedad que ello supone.  Una correcta elaboración de una pérdida también nos evitará caer en la trampa de la “falsa protección”: llevar una vida superficial y carente de compromisos, evitando establecer apegos genuinos con otras personas.

 

El objetivo de la psicoterapia es ayudar a sanar el duelo en la mente y el corazón.

Noticias Relacionadas

Comments are closed

info@especialistasmagazine.com