IMAG0533.jpg

QUÉ ES LA ENFERMEDAD DE PARKINSON

¿QUÉ ES LA ENFERMEDAD DE PARKINSON?

La enfermedad de Parkinson- que toma su denominación del apellido de su descubridor James Parkinson (siglo XIX)- , es una de las enfermedades neurodegenerativas más conocidas hoy en día, dada su alta prevalencia en la población mundial.

La enfermedad de Parkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente del mundo, sólo superada por la enfermedad de Alzheimer.

Sabemos que en la enfermedad de Parkinson se ven alterados los grupos neuronales de un área cerebral llamada sustancia negra del mesencéfalo, en la que se fabrica un neurotransmisor muy importante para diferentes procesos motores y no motores del organismo, llamado Dopamina. Al perderse neuronas especializadas en la transmisión de este neuroquímico, el nivel del mismo en el organismo se reduce y las funciones de las que participa se ven afectadas notablemente.

 

enfermedad-parkinsonexpo-parkinson-12-728

 

Su etiología o causa directa es actualmente desconocida, aunque hay numerosos factores como la genética, la alimentación, la exposición a productos químicos, etc que han sido estudiados y relacionados en menor o mayor medida con la predisposición a desarrollar la enfermedad. Esto no quiere decir que estos factores “provoquen” Parkinson, sino que, como en todas las enfermedades, determinadas circunstancias tanto personales como ambientales, actúan como “facilitadores” para el desarrollo de la misma, y en todo caso, no se ha demostrado científicamente que ninguno de ellos tenga una relación causal al 100%, por lo que cualquiera puede desarrollar Parkinson en algún momento de su vida, y también a casi cualquier edad adulta, ya que los datos más recientes apuntan a que en los últimos años se han detectado muchos más casos de personas jóvenes con enfermedad de Parkinson.

Dada su etiología desconocida y el gran número de interrogantes que surgen cada día en el estudio de esta enfermedad, lo más importante a día de hoy es el tratamiento que se le puede proporcionar a las personas afectadas, ya que su tratamiento farmacológico es un tratamiento sintomático (es decir, alivia los síntomas de la enfermedad, pero no la cura).

Esto quiere decir que el Parkinson, al igual que todas las enfermedades neurodegenerativas, requiere de un tratamiento multidisciplinar, ya que la medicación por sí sola no conseguirá ralentizar el proceso degenerativo, sino solamente paliar o suavizar algunos síntomas propios de la enfermedad como los temblores o la rigidez, que además no son los más frecuentes o incapacitantes, contrariamente a lo que se suele pensar. La mayoría de los enfermos/as de Parkinson considera más incapacitantes otros síntomas de carácter “no motor” (como la depresión, la ansiedad, la falta de concentración, los problemas de memoria, etc) en comparación con los síntomas llamados “motores” (rigidez, temblores…).

Es por ello que para mejorar la calidad de vida del enfermo/a y enlentecer el desarrollo de la enfermedad, son fundamentales las intervenciones de disciplinas como la neuropsicología, la logopedia o la fisioterapia, que conseguirán aumentar la funcionalidad del enfermo/a y tratar las principales deficiencias físicas y cognitivas de forma que se mantengan en un nivel aceptable para la persona y le permitan así  convivir con la enfermedad.

Desde la neuropsicología el Parkinson es una de las enfermedades más tratadas. La intervención neuropsicológica asegura el estudio y el tratamiento de los síntomas cognitivos y emocionales de la persona.

 images

A nivel cognitivo, se evalúa de forma cuantitativa (mediante pruebas estandarizadas) y cualitativa (procedimientos y observaciones clínicas de cada profesional) el estado de las funciones cerebrales superiores como la atención, la memoria, la orientación, el lenguaje, la función ejecutiva o la percepción. A nivel emocional se estudian y evalúan las alteraciones que suelen desembocar en procesos depresivos y ansiosos, presentes en la gran mayoría de enfermos/as de Parkinson.

 

 

Todo esto se ve alterado en un cerebro con enfermedad de Parkinson y su tratamiento es fundamental para mantener una calidad de vida aceptable en el paciente. Es muy frecuente oír a los pacientes o familiares de estos expresar con cierta incertidumbre situaciones como “ya no es la misma persona. Antes le encantaba jugar la partida, y ahora no tiene ganas”; “Me caigo sin darme cuenta, no soy consciente de que mi cuerpo no responde a mi cerebro”; “Estoy todo el día cansado/a”; “Estoy bien y de repente estoy mal, pero no lo hago queriendo”; “No soy capaz de expresar lo que quiero o de planificarme como quiero”,Lo que antes hacía en diez minutos ahora me ocupa media hora” y un largo etcétera.

 

Una persona es sus pensamientos, sus emociones, sus percepciones. Si esto se viese alterado en tu cerebro y sintieses que no puedes controlarlo… ¿cómo te sentirías? Quizás haciéndonos esta pregunta podamos empatizar con las personas que sufren Parkinson, o cualquier otra enfermedad de carácter neurodegenerativo. Por eso el tratamiento neuropsicológico de las funciones mentales superiores será el comienzo del mejor afrontamiento y evolución de la enfermedad.

 

 

Olalla R. Giráldez

Psicóloga especialista en Neuropsicología

 

Noticias Relacionadas

One Response

Leave a Reply
  1. Javier
    Jul 25, 2015 - 11:00 AM

    Muy ilustrativa y clara la exposición sobre esta enfermedad y la importnacia del tratamiento psicológico especializado.

info@especialistasmagazine.com