yo no soy tonto

Practica el ” yo no soy tonto” con tus hijos y protégeles!

En el anterior articulo os recomendaba la inmersión en las tecnologías utilizadas por vuestros hijos, webs, juegos, redes sociales…etc. para estar al día y hablar de tú a tú con vuestros hijos, en él destacaba el propósito de reducir la distancia, fomentar la complicidad y el diálogo, es decir sembrar y disfrutar de la buena relación padres e hijos.
Durante esta semana he estado recogiendo otras voces que me impulsan a comentar otra dimensión educativa respecto a las nuevas tecnologías que empieza por reflexionar sobre lo que hacemos nosotros los adultos.

Todas las tecnologías pueden desencadenar conductas adictivas en cualquier persona y edad, no tan solo los jóvenes sino que nosotros los adultos también estamos expuestos a ello aunque en muchas ocasiones nos lo neguemos. Estar continuamente mirando los mails, ir a todas partes con el móvil o y el iPad o tablet, mirar el móvil al acostarse y al levantarse, tener el móvil en la mesa de casa o del restaurante e ir consultando o jugando o chateando….no es una conducta solo de los jóvenes sino que los adultos también estamos enganchados a ella.

También el economista Matthew Jackson comentaba el otro día en la contraportada de La Vanguardia que frente a las redes sociales nos comportamos relacionándonos con nuestros “iguales”, lo que suponen que buscamos el refuerzo de nuestras opiniones a la vez que eludimos relacionarnos con personas de otras tendencias, de forma espontánea nos segmentamos y encerramos en nuestra propia burbuja, llegando a ser un peligro social, por ejemplo si estas hiper conectado es más fácil ser un radical pues sientes que estás en posesión de la verdad ” todos” piensan y sienten igual que tú!.

Diagnosticarnos a nosotros mismos y reflexionar respecto a nuestro comportamiento con las tecnologías debería de ser el primer paso educativo, como siempre reafirmo mi teoría que educar a los hijos requiere ante todo educarnos a nosotros mismos. Soy consciente de que es harto difícil mirar hacia dentro, reconocer sin excusas lo “adictos ” que somos y que se necesita una gran dosis de valentía para emprender un segundo estadio evolutivo en el manejo de esas ” maquinitas” que aún nos son muy sorprendentes, que nos ilusionan, que nos han cambiado la vida en 365º y que nos sentimos muy pero que muy apegados a ellas.
Algunos ejemplos de casos reales:

Hemos cedido y le hemos comprado el móvil ha sacado buenas notas, ha empezado la ESO todos sus amigos lo tienen y también hemos pensado que ahora regresa solo de futbol y podremos controlarle, pero he leído que es peligroso dormir con el móvil, no sabemos como impedirle que se acueste con el móvil si nosotros también lo hacemos, X lo último que hace en la cama es jugar a…. y yo lo uso de despertador”

” Tengo claro que el móvil tiene que tener unas normas, un uso de tiempo por ejemplo solo 30 minutos cada día pero se me planea una contradicción cómo puedo concienciar a mis hijos del uso acotado del móvil si su padre está todo el tiempo jugando con él, en la mesa, en el sofá…”

adiccion al movil

” Creo que ya he llegado tarde a educar a mi hija con esto, yo le repito cada día que no puede estar en facebook, tener el móvil y hacer los deberes a la vez pero no tan solo no me hace caso sino que me falta al respecto y me contesta que soy una tonta, que yo sí soy una adicta que voy al baño con la tablet y el móvil…no se qué contestarle”

” tiene solo 14 meses pero es muy listo, no sabes cómo pasa las fotos del móvil, me vio a mi hacer así con el dedo y ya está, lo aprendió, y él solo se pone el Pou (juego- dibujo) en la tablet…”

Además de diagnosticarnos a nosotros mismos y de reflexionar si somos un modelo positivo en el uso de las tecnologías para nuestros hijos, deberíamos estar de acuerdo en los peligros de dejar sin normas el uso de cualquiera de estas tecnologías. No existe todavía ninguna campaña concienciadora por parte de instituciones, pero sería bueno que las asociaciones de padres buscaran asesoramiento y este tema se incluyera en los propósitos educativos tanto en las escuelas como en las familias.

Hoy hay un artículo en El Periódico que alerta sobre el abuso de los smartphones entre los jóvenes y explica que cada vez más se detectan patologías adictivas, narra casos de nomofóbia , pánico al encontrarse sin batería o sin cobertura, al no poder conectarse y la ansiedad por no estar en la red y quizás estar “perdiéndose” alguna cosa ; también explica casos de violencia y chantaje hacia los padres por recuperar el móvil….etc.

¿ Qué podemos hacer? todos sabemos que las tecnologías nos aportan grandes ventajas, estamos todos inmersos en ellas, padres e hijos. Todo en su justa medida es bueno, por lo que es conveniente cuatro normas básicas , consensuadas en la familia, deben de explicarse que no son limites por capricho , es importante que los hijos de la edad que sean, entiendan los riesgos: el uso excesivo de móviles, tablets, Pc, consolas son peligrosos para la salud, bloqueadores de la comunicación real, impiden el disfrute de actividades físicas y emocionales, potenciadores de la introversión y adicción…

Tener espacios y tiempos sin móvil es un ejercicio que recomiendo a todos, por ejemplo: no al móvil mientras estudias, no al móvil en el baño, no cuando te acuestas ( excita muchísimo); igual que hace unos años recomendaba no ver televisión mientras se comía ahora recomiendo no usar el móvil ni tenerlo cerca, ni que se escuche.¿ Recordáis un anuncio de Kinder Sorpresa que un papa hacia ver que tenía interferencias en el móvil y no podía hablar pues estaba jugando con su hijo? pues este es otro ejemplo de espacio sin móvil, si juegas con tus hijos estate ahí, enfócate, no al móvil. Que tus hijos vean que desconectas el móvil frecuentemente para estar con ellos, para hablar, para ver una película, para jugar es una demostración de amor añadida además de enseñarles a “desconectar”.

Ejercitar el uno tras el otro es otra recomendación, no a la multipantalla, evitar estar frente al televisor y estar mirando el móvil o la tablet, estar en el Pc con todas las pantallas a la vez… sed modelos en este comportamiento y argumentar sus beneficios, menos estrés, menos ansiedad y estar más por lo que estas permite un placer superior.

Helena Figuerola Gimeno
Psicóloga y coach
Orientación para los padres de hoy
Especialista en salud, familia y researc

   Helena Mas sobre Helena AQUI

Noticias Relacionadas

Comments are closed

info@especialistasmagazine.com