Padres separados y navidades

padres separados y navidades

Se acercan las navidades y es momento de reunir a la familia, una cuestión que puede resultar complicada dada la evolución del modelo familiar tradicional hacia estructuras cada vez más diversas

El contexto familiar ha cambiado, hoy podemos decir que existen nuevas familias. Antiguamente las familias mantenían un fuerte vínculo familiar entre los parientes, era un núcleo piramidal constituido por los abuelos donde los hijos y los nietos se congregaban alrededor. Vivían en casas cercanas, los hijos crecían jugando con sus primos y las comidas de domingo tenían como protagonistas, los tíos, abuelos y primos. Hoy, en un gran numero de familias ya no es así. Los padres modernos están bastante más cerca de sus amigos que de sus parientes, siendo cada vez más común que las comidas de domingos tengan como protagonistas a los amigos de los padres y no tanto los parientes; también es cada vez más común que los hijos crezcan jugando con los hijos de esos amigos y no con sus primos. Se ha producido un cambio en el entorno familiar.

El núcleo afectivo de las familias también ha sufrido importantes cambios, tal vez el más importante de todos. Ya no es un núcleo piramidal machista, donde el padre era el jefe absoluto, un señor que imponía su autoridad, que tenía la mano suelta, la voz grave, que jamás daba cariño y que no se preocupaba en entender a sus hijos y esposa. Hoy las familias, en general, están formadas por fuertes vínculos de amor, cariño, diálogo y búsqueda de entendimiento. El poder cambió de lado , ya no es más del padre, y tampoco de la madre, el poder ahora está en las manos de los hijos! Son hijos exigentes, que exigen a los padres, desde atención y afecto, a que los padres les resuelvan todos sus problemas, pero al mismo tiempo, son hijos que no quieren dar explicaciones a sus mayores. Los padres de hoy en día se ven ante una nueva situación humana, que no tiene similitud alguna en nuestro pasado, se ven muchas veces perdidos, queriendo dar amor y comprensión, pero queriendo poner limites sin apelar a la educación antigua.

Además de estas mudanzas en el núcleo afectivo y en el entorno familiar, también ha cambiado el diseño de muchas de las familias modernas. Parejas que pasan por su segundo o tercer matrimonio. Familias constituidas con hijos de otras relaciones. Son varios los nuevos diseños familiares, el más reciente es el caso de los hijos de padres que tienen la custodia compartida. La situación generada es la de un padre y una madre que tienen hijos de otras relaciones y que al compartir la custodia, la nueva familia se ve con dos o más hijos que no son hermanos y que comparten casa e incluso habitación algunos días al mes; también es común que esta nueva pareja tenga un nuevo hijo, fruto de esta nueva relación, entonces nos encontramos con la siguiente situación: tres hijos, uno de ellos que vive de forma permanente en la vivienda compartida y dos que no están todos los días en casa, que no son hermanos entre sí, pero que sí son hermanos del primero. En esta situación cuántos abuelos tenemos? Los padres de la nueva pareja también serán abuelos de los hijastros? La respuesta siempre estará en el afecto que se genere entre ellos!

Éste es uno de los nuevos diseños familiares que ejemplifica bien el nuevo contexto de las familias del siglo XXI.

El resultado de todos estos cambios es una enorme evolución sociológica, una nueva realidad emocional, afectiva y de comunicación. Los padres y abuelos se ven obligados a aumentar el diálogo, a sacar recursos del afecto para educar. Los gritos y las malas maneras ya no sirven de nada, ahora hay que explicar y convencer a los hijos. El nuevo contexto de diseño familiar estampa delante de todos los miembros familiares, sean los hijos, los padres o los abuelos, que no somos perfectos, que nos equivocamos y que somos también capaces de cambiar, que podemos dejar de amar y que no todo es para siempre.

Esto es bonito, porque es verdadero, nos acerca más a la verdadera condición humana. La de que nos movemos por afecto, la de que somos cambiantes/mutantes y la más importante, que el respecto de un hijo se gana por sabiduría y amor y no solamente por autoridad.

Y ahora que se acercan las navidades es momento de reunir a la familia. Para muchas de las nuevas familias es un momento de dificultad, y de dudas donde surgen preguntas como ¿con quién estarán los hijos? con qué abuelos pasaremos la celebración? mejor con los amigos?¿Cómo gestionar esta situación?

La mejor manera es dialogando, tanto entre los adultos como con los hijos.

Dejar las diferencias de lado. Las navidades son las fechas mas festejadas a nivel mundial, es un acontecimiento que ya dejó atrás el concepto católico y se ha transformado en una celebración de amor, de afecto, de reunión con las personas queridas. El ambiente navideño propicia que las diferencias se dejen a un lado.

Los padres teniendo en cuenta el espirito navideño podrán conseguir gestionar la logística necesaria para que al final todos los miembros de la familia puedan disfrutar de estas fechas.

Sé capaz de defender tus fronteras sin necesidad de discutir y teniendo en cuenta las necesidades de su ex-pareja.

Respeta la relación de tu pareja con su propia familia

Un último consejo: En las navidades salga de su papel común, abrace, bese a los hijos varias veces, haga chistes, juegue con los niños, sea de nuevo un niño! Recuerde como fueron sus navidades y tal vez cómo deseaba que fuesen y haga que sus hijos, parientes y personas queridas se lleven un buen recuerdo.

Felices Fiestas!

 Eduardo Carreira

Psicólogo de Familia

eduardo carreira2

Más sobre Eduardo AQUÍ

Noticias Relacionadas

Comments are closed

info@especialistasmagazine.com