natalia marcos casero psicologa

Natalia Marcos Psicóloga

Natalia Marcos Psicóloga, acreditada por el Ministerio de Salud como Psicólogo General Sanitario. especialista en las adicciones y los trastornos mentales, ya sea en fases iniciales o avanzadas 

¿Por qué elegiste dedicarte a la psicología?

Siempre me llamó la atención la forma en la que las personas afrontamos situaciones parecidas, de formas tan diferentes. Por lo que elegí Psicología como medio de conocimiento para dar respuesta a cada conducta.
Después me di cuenta que el comportamiento de las personas depende de muchos factores, afectivos, familiares, cognitivos, sociales, situaciones…. Y que por ello, hay que estudiar la idiosincrasia de cada persona, puesto que a veces ni yo misma reacciono de la misma manera ante una circunstancia similar.

¿Qué te ha aportado tu profesión?

Mejor comprensión de mi misma, de mi entorno, de todo un sistema. Me ayuda a anticipar situaciones para buscar soluciones posibles, a ser mejor comunicadora, a entender que cada uno es responsable sin ser culpable, a afrontar miedos sin evitarlos… Pero sobre todo lo que me aporta es la satisfacción de hacer lo que me gusta.

¿Qué es lo que más te gusta de ella?

El trato con las personas, sin duda. Es un reto entender por qué lo que es fácil para unos, es una dificultad para otros. A veces resulta como un puzle, consiste en ir encajando todas las piezas, acotar el problema, buscar las soluciones que han intentado, para tomar otras estrategias.

 ¿Algún o algunos pacientes a los que hayas ayudado de los que te sientas más orgullosa?

No recuerdo ningún caso en especial. En este sentido, es importante mencionar que para ayudar a alguien tiene que querer ser ayudada por voluntad propia, y no por imposición de familia, amigos, etc. Por otro lado, la persona ha de colaborar en el proceso. El éxito en la terapia no está únicamente en las herramientas del terapeuta, la corriente o sus propias habilidades, sino en la motivación del paciente. Además está demostrado que más de un 55% de la efectividad de la psicoterapia es responsabilidad de la persona que hace la demanda.

 ¿En qué crees que debería mejorar la profesión?

Los psicólogos llevamos unos años ya luchando por la consideración de la Psicología como una profesión sanitaria. Este objetivo se ha conseguido parcialmente con el PIR (Psicólogo Interno Residente), un sistema de residencia rotativa por diferentes servicios sanitarios, en el que cada año se convocan 130 plazas variables aproximadamente. Muy pocas plazas para la demanda que existe derivada de problemas psicológicos. Hay estudios que corroboran que los psicofármacos están en primera línea, son los más pautados, incluso para problemas cotidianos que se acaban cronificando. Por otro lado, este año se ha conseguido que se reconozca a aquellos psicólogos que no hemos rotado por la Sanidad Pública, pero que dependemos de recursos de clínica colaboradores del Sistema Nacional de Salud. Por ello se han expedido los certificados de Psicólogo General Sanitario.
Aunque bajo mi punto de vista, los logros son lentos y deberíamos luchar más para realizar mayores colaboraciones en salud mental, que a medio plazo, a la Sanidad Pública le saldría más económico que la prescripción de fármacos.

 ¿Por qué recomendarías a la gente visitar a un psicólogo?

Incluso en la actualidad hay muchos prejuicios sobre los Psicólogos. Unas personas nos consideran como aquellos profesional que tratan a gente con problemas mentales graves, otros en cambio nos identifican como una figura más parecida a un “amigo”. En multitud de ocasiones he escuchado la típica frase de “yo para contar mis problemas a alguien ya tengo a mis amigos”. Pues bien, un Psicólogo es un profesional especializado en los trastornos mentales, pero también en patrones disfuncionales de comportamiento, pensamiento o acción. Por esto, recomendaría que visitaran a un psicólogo a aquellas personas con cualquier diagnóstico, o aquellas que sin tenerlo, refieren preocupaciones cotidianas que han intentado solucionar de varias maneras posibles, y que no lo han conseguido, además de derivar en malestar y/o sufrimiento físico-psíquico.

 ¿Cuál es tu especialidad?

Estoy acreditada por el Ministerio de Salud como Psicólogo General Sanitario.

¿Qué características tiene y a quien trata?

Evaluación y tratamiento de todo tipo de problemática. Mi especialidad son las adicciones y los trastornos mentales, ya sea en fases iniciales o avanzadas (depresión, fobia, ansiedad, dependencia, etc). Desde la práctica privada realizo sesiones individuales con adultos, en las que en ocasiones se requiere la ayuda de un coterapeuta de la familia. Por otro lado también desempeño mi actividad profesional en otros centros en los que además realizo terapias de grupo, orientaciones familiares, coordinación con diferentes servicios, etc.

 ¿Quiénes han sido tus referentes profesionales?

Tengo referentes de diversas vertientes de la Psicología, soy muy ecléctica, considero que hay un terapeuta para cada persona y además técnicas específicas válidas y útiles para cada uno. Con esto quiero decir, que en mi bagaje profesional mis referentes han sido diversos. Desde Psicólogos que me impartieron clases en la Universidad, autores de diversas corrientes de la Psicología a los que he leído, compañer@s que cada día aportan una visión de lo que sucede y pacientes que llegan a realizar reflexiones sorprendentes desde la propia experiencia del problema.

 ¿Hay alguna práctica que se haga habitualmente y que crees que es errónea?

La práctica queda entre el vínculo paciente/cliente – terapeuta. Seguro que existen técnicas con las que muchos no estaríamos de acuerdo, pero que a esa persona es ese momento le funcionan. Más generalizado y bajo mi punto de vista un ERROR en mayúsculas, es el sobrediagnóstico y sobremedicación de problemas como la ansiedad, la depresión, el TDAH. A veces se trata los trastornos como una moda, dependiendo la época se diagnostican unas cosas u otras, y las mayores beneficiadas son las farmacéuticas, en provecho de buscar la solución más rápida ante un problema que nos hace sufrir.

¿Qué le recomendarías a la gente para ser feliz?

Una receta en la que mezclamos bastante empatía, mucha asertividad, espontaneidad, vivir el presente, resolver el pasado y disfrutar de los pequeños detalles del tiempo libre. Todo ello con una guinda importante, el saber gestionar las emociones, tolerando las negativas igual que las positivas.

 ¿Qué deberíamos tener en cuenta para elegir a un buen Psicólogo?

Dependiendo de cuál sea la demanda, lo mejor sería elegir una persona que sea especialista en esa problemática. También es importante comprobar la corriente del Psicólogo, todos tenemos una visión predominante, pero cuanto más ecléctico sea, mayores herramientas tendrá para ayudar a reconducir soluciones posibles.

 ¿Qué virtudes te gusta encontrar en las personas?

Sinceridad, Proactividad, Empatía y Respeto. Coherencia entre la forma de pensar y actuar.

 ¿Dónde te ves de aquí a 5 años?

Lo importante no es dónde, sino cómo. Me gustaría continuar disfrutando de mi trabajo, familia y amigos pero con 5 años más de experiencias.

¿Te ha costado alcanzar el reconocimiento profesional?

El reconocimiento profesional mejor validado resulta de objetivarse una mejoría en una persona que ha venido a consulta. Particularmente me siento reconfortada cuando la persona refiere menor sintomatología o mayores habilidades de afrontamiento, o simplemente ha variado la perspectiva del problema que le trae a consulta. Por esto, pienso que el reconocimiento profesional lo hace el paciente, que según la motivación y el vínculo que cree con el Psicólogo nos hace alcanzar mayor o menor reconocimiento.

¿Si no te hubieses dedicado a la psicología a qué te hubieses dedicado?

Seguramente a algo relacionado con el tercer sector, lo social. Aunque en mis años de estudiante, los veranos cantaba en una orquesta y también me apasionaba… era un trabajo y a la vez un hobby …. La combinación perfecta.

¿Cuándo recomiendas que se te visite?

Cada persona tiene un momento determinado, reconocer que necesitamos ayuda y pedirla es muy complicado. La recomendación es que vengan sin obligación, con motivación y voluntad propia, no por incentivos externos. Pueden venir y probar sin compromiso, si la motivación es buena y el vínculo suficiente, el pronóstico es favorable.

 ¿Algo de la conducta humana que te fascine?

Sería más fácil decir lo que no me fascina (nada). Pero hay algo que me sorprende en mayor medida, y es la capacidad de afrontamiento que tienen unas personas ante una problemática; frente al no saber estar bien que tienen otras. Hay personas que tienen un patrón de respuesta tan desadaptativo que incluso teniendo una vida estable, siempre encuentran la “excusa” de para estar mal.

La vida es cada vez más complicada, y la Psicología es una profesión que está cada vez más presente, ¿están ambas cosas relacionadas.?

Como bien dices, la Psicología forma parte de nuestra vida cotidiana y es que está presente en todo cuanto nos rodea (escuelas, publicidad, tráfico, centros sanitarios, policía, empresas….). No es que la vida sea cada vez más complicada, es que a veces la complicamos sobremanera. Los cambios culturales, los estilos de crianza, la autoridad, las modas y el capitalismo emergente hacen que a veces necesitemos unas pautas que nos dirijan hacia un objetivo personal que a veces perdemos de vista.

¿Cómo percibe el ciudadano al profesional de la psicología, se puede hablar ya de la necesidad de un psicólogo de cabecera?

Como hemos hablado antes, aún existen tabús sobre ir al Psicólogo. Es más fácil escuchar a un padre decir que llevará a su hijo adolescente al psicólogo, que oír a un adulto decir que acude a un psicólogo. Bajo mi punto de vista sería importante la figura del Psicólogo de cabecera, nos ahorraríamos fármacos excesivamente caros, enseñaríamos patrones cognitivo-conductuales funcionales y así no se cronificarían los problemas cotidianos. Para cada especialidad un especialista: cuando una persona se fractura un hueso, lo envían a un traumatólogo, cuando pierde el trabajo el médico de cabecera lo receta ansiolíticos para no colapsar el servicio de psiquiatría. Entonces, ¿Por qué el médico de atención primaria no venda el pie roto para no sobrecargar el servicio de traumatología?. Lo ideal sería trabajar coordinados, probar primero con psicoterapia, y si existe resistencia o sufrimiento derivar con farmacoterapia.

¿En qué ámbitos se solicita más al psicólogo y en que campos obtiene más éxito?

El Psicólogo de Recursos Humanos está en auge, para seleccionar a la persona mejor preparada para el puesto ofertado. Aunque a nivel terapéutico, el más solicitado es el Psicólogo Clínico.

Hoy día parece que muchas otras profesiones quieren también abarcar el campo de las emociones, ¿la psicología es para los psicólogos o bien otras profesiones también pueden flirtear con la psicología?

Considero que determinadas disciplinas deberíamos ir dadas de la mano, realizar más colaboraciones y respetar el trabajo de cada uno. La Psicología es para los psicólogos, igual que la ingeniería es para los ingenieros. No basta únicamente con el sentido común y la ética personal, son necesarios unos conocimientos determinados.

 ¿Basta acabar la carrera y obtener el título o luego hay que especializarse según lo que se quiera hacer?

La carrera ofrece muchos conocimientos teóricos, tantos y tan diversos que a veces no da tiempo de asimilarlos. Por ello, es necesario ponerlos en práctica para llegar a automatizarlos. Normalmente, después de la carrera se estudian másters, postgrados, PIR….. además de la formación continuada obligatoria en el ámbito en el que nos movemos

Noticias Relacionadas

One Response

Leave a Reply

info@especialistasmagazine.com