henar alvarez psicologa

Henar Álvarez Psicóloga

Henar Álvarez psicóloga Máster de Psicología Clínica y de la Salud  especializada en Sexología y Terapia de Pareja acreditada por la Asociación Española de Psicología Clínica Cognitivo-Conductual.

¿Por qué elegiste dedicarte a la psicología?
Buena pregunta. No sabría decirlo muy bien, creo que no tuve que elegir sino que la elección ya estaba hecha. Siempre me ha gustado escuchar a los demás y poder ayudarles en lo que pudiera, y la psicología te da un amplio abanico de conocimientos, técnicas, recursos y herramientas para hacer estas intervenciones eficaces y poder ayudar de una forma adecuada, efectiva y eficiente.

¿Si no te hubieses dedicado a la psicología a qué te hubieses dedicado?
La psicología para mí es totalmente vocacional, aunque si no hubiera podido dedicarme a ello seguramente me hubiera dedicado a alguna actividad relacionada con la salud, relaciones interpersonales…

¿Qué te ha aportado tu profesión?
Mi profesión me ha aportado conocimientos ya no solo de la mente y el comportamiento humano, lo cual me fascina, sino que a nivel personal, me ha ayudado a crecer como persona, a conocerme mejor y a vivir en mayor consonancia conmigo misma, mi entorno y mis circunstancias.
Además de la plena satisfacción de saber y ver cómo mi trabajo con las personas dan sus frutos y pueden mejorar su calidad de vida y aliviar esa angustia por la que acudieron a mí.

¿Quiénes han sido tus referentes profesionales?
No me gusta hablar de un referente específico y único, creo que han sido muchos profesionales a lo largo de mi formación, tanto académica, como profesional y personalmente, quienes me han formado en el pensamiento crítico y me han dado una visión flexible y ecléctica acerca de la psicología, las personas y la vida en general.

¿Qué características tienes y a quién tratas?
Trabajo desde el modelo cognitivo-conductual. Parte de la idea de que lo que hago, pienso y siento está interrelacionado. No obstante, cuando un paciente se pone en mis manos, no puedo obviar las características personales de cada uno y las circunstancias que le rodean, por lo que en terapia siempre tengo presente la idiosincrasia de cada uno.
En consulta atiendo tanto a adolescentes, adultos, personas mayores y parejas.

¿Cuál es tu especialidad?
Estoy licenciada en Psicología. He cursado un Máster de Psicología Clínica y de la Salud y me he especializado en Sexología y Terapia de Pareja acreditada por la Asociación Española de Psicología Clínica Cognitivo-Conductual.

¿Cuándo hay que acudir a terapia de pareja?
Bueno, los motivos por lo que una pareja acude a mi consulta son diversos, muchos se quejan de falta de comunicación, de peleas continuas, de problemas afectivos, domésticos y/o sexuales. Así mismo, pueden sentir que su relación se ha estancado pero quieren luchar por la misma.
No obstante, no todas las parejas vienen afectadas o deterioradas, algunas acuden a mi consulta para reforzar su vínculo, para aprender y mejorar la comunicación entre ellos, y/o prevenir futuros conflictos, con el objetivo de alcanzar un estado óptimo y más armonioso en la relación. En definitiva, conocerse mejor el uno al otro.

¿En qué consiste la terapia sexual?
La terapia sexual se define con el objetivo principal de la mejora del funcionamiento sexual. Este tipo de terapia puede ser aplicada tanto en pacientes que tengan pareja como en aquellas que no la tengan.
La sexualidad es una realidad existencial del ser, es algo que se es, no que se tiene, por tanto, no podemos ignorarla o reprimirla. Si ésta no funciona como nos gustaría, nos genera mucha angustia y malestar. Además, esta situación puede empeorar por los sentimientos de culpa y vergüenza que pueden aparecer en consecuencia.
La terapia sexual irá enfocada a la sexualidad de cada individuo o pareja, sin embargo, no solo se explora esto ya que el ámbito sexual de una persona abarca más factores como son las creencias, distorsiones, emociones, aprendizajes, experiencias previas, deseos, el proceso de socialización, traumas, factores culturales, etc.

¿Qué deberíamos tener en cuenta para elegir a un buen psicólogo?
La elección de un psicólogo es muy personal, el paciente debe sentirse cómodo y confiado para poder desvelar aquellos problemas o preocupaciones que le causan malestar. Es esencial y básico tener una buena relación terapéutica psicólogo-paciente.
La persona que se va a poner en manos de un psicólogo tiene derecho a saber qué formación tiene el profesional que tienen delante, así como de la terapia que van a llevar a cabo, el tiempo y frecuencia de la misma, los honorarios, etc.
Por tanto, a la hora de animarse a acudir a la consulta de un psicólogo lo mejor es informarse antes sobre estas cuestiones.

¿Cuándo recomiendas que se te visite?
Aún existe la creencia de que el hecho de ir al psicólogo implica tener graves problemas o “estar loco”, y esto no es así. Los motivos por los que la gente acude a mi consulta son diversos ya que la percepción de vida de cada persona es distinta. Acudir a mi consulta implica tener una ayuda adicional aportando una visión objetiva de lo que les está sucediendo y dotarles de las herramientas y recursos adecuados para que sean ellos mismos los que afronten sus obstáculos. Obviamente cuando sintamos que “esos problemas” nos sobrepasan, nos angustian tanto que nos bloquean, y nos da la sensación de que nos cuesta salir de esa situación y de ese malestar, deberemos pedir ayuda psicológica. Muchas veces, cuando esto sucede, no es el problema en sí lo que nos genera ese malestar, si no la falta de recursos para poder afrontarlos.
Por tanto, recomendaría acudir a mi consulta cuando sientan una necesidad de compartir y dar solución a esa carga, malestar, o duda, etc. que les inquiete y sientan que necesitan un acompañante es su proceso de cambio.

¿Qué casos recuerdas especialmente?
Comencé ejerciendo como psicóloga infanto-juvenil, por tanto, guardo con mucho cariño el recuerdo de cada uno de los niñ@s y adolescentes a los que tuve el placer de poder ayudar. No obstante, cada caso es especial. Cada persona que acude a consulta es un mundo y te van dejando pedacitos de ellos mismos en las sesiones.

¿Algún o algunos pacientes a los que hayas ayudado de los que te sientas más orgullosa?
Cada persona es única. Cada cual tiene su ritmo en el proceso terapéutico. El hecho de dar el paso de acudir a consulta es muy importante ya que implica responsabilizarse de su situación y de sí mismo, eso a veces es complicado y es de valorar.
Siento una gran satisfacción cada vez que un paciente encuentra respuesta a su problema en la terapia, liberándose de la carga por la que acudió a consulta, independientemente de la índole del problema, ya que para cada persona su problema es un mundo.

¿Algo de la conducta humana que te fascine?
Un aspecto del ser humano que me fascina es su capacidad de resiliencia, de resurgir y reinventarse. Podemos pasar por momentos muy complicados, y situaciones realmente duras en la vida pero las personas tenemos la capacidad de volver a levantarnos y además resurgir con más fuerza, creo que es admirable.

¿Qué le recomendarías a la gente para ser feliz?
Hablar de felicidad puede ser algo abstracto, ya que es un concepto muy relativo a cada persona. Sin embargo, creo que para “encontrarla” debemos tener una actitud proactiva. Así mismo, debe existir una coherencia entre lo que se piensa y se siente, y por consiguiente, actuar en consecuencia. Y ello se consigue siendo sincero con uno mismo, queriéndose y respetándose.

¿Dónde te ves de aquí a 5 años?
Dentro de 5 años me veo trabajando y disfrutando de esta profesión. Aprendiendo y mejorando mi labor profesional, y pudiendo acompañar a las personas en su proceso de cambio.

Noticias Relacionadas

Comments are closed

info@especialistasmagazine.com