depresion articulo

Detectar la depresión

  Entre los trastornos psicológicos, la depresión es uno de los más frecuentes en la población. Por lo tanto, no es un desconocido en nuestro entorno. O bien hemos padecido uno o más episodios depresivos a lo largo de nuestra vida, y/o bien conocemos personas que han vivido esta circunstancia. No obstante, no siempre se identifica correctamente un trastorno depresivo. A veces, se confunde con tristeza ocasional o propia de un momento vital puntual. En cambio, en otras ocasiones, existe un episodio depresivo que pasa desapercibido para las personas que rodean a quien lo padece.

  La depresión no es sinónimo de tristeza, sino que es un trastorno que incluye otras manifestaciones y fenómenos. Por lo tanto, parece interesante conocer sus síntomas más habituales, aunque a menudo no están presentes todos ni en todos los casos hallamos los mismos. Además, el diagnóstico de episodio depresivo requiere duración, frecuencia e intensidad mínimos en lo que estemos considerando como posibles señales de depresión.

  Con la intención de hacer más claro lo expuesto, vamos a clasificar estos síntomas en tres áreas distintas:

+ PENSAMIENTO / ÁREA COGNITIVA

  • Pensamiento negativo sobre uno mismo, los demás/el mundo y el futuro (lo que se denomina tríada cognitiva). En general, el pensamiento es pesimista, centrado en el pasado (del que se lamenta) y/o el futuro (que se percibe “negro”), y rígido, sin considerar otras alternativas.
  • Ideas frecuentes de que uno mismo no es valioso y de autocondena.
  • Problemas de concentración y atención. Además, a menudo, hay dificultades de memoria (que en gente muy mayor se pueden confundir con demencia).
  • Dificultades para tomar decisiones (especialmente si esto no sucedía antes).
  • Pensamientos relacionados con la muerte, ya sea de manera pasiva (por ejemplo, “ojalá me tragara la tierra”) o activa en forma de ideas suicidas.
  • En los casos más graves, pueden aparecer síntomas psicóticos como, por ejemplo, delirios de ruina o culpa (por cosas que no han pasado y/o no son responsabilidad de la persona afectada) o alucinaciones.

+ EMOCIONES / SENSACIONES / ÁREA CORPORAL

  • La emoción más habitual es la tristeza. Aunque es un síntoma muy importante, no aparece en el 100% de los casos. A veces, es sustituida por una sensación de vacío, aunque ésta suele acompañar a la tristeza.
  • Otra sensación muy característica es la desesperanza (“no hay nada que hacer”, “nada me puede ayudar”, “todo es inútil”…).
  • No es extraño que aparezcan otras emociones como ansiedad, culpa y rabia (estar más irritable).
  • Otra señal que suele ser evidente es la baja autoestima y los sentimientos de inutilidad.
  • Un fenómeno típico de la depresión es la anhedonia o incapacidad para disfrutar de las cosas que antes el individuo disfrutaba o le gustaban.
  • Suele experimentarse sensación de escasa energía, así como fatiga o cansancio. Relacionado con estas sensaciones, hallamos la apatía o falta de ganas de hacer actividades.
  • En la depresión, a menudo las esferas alimentaria y sexual se ven afectadas. En cuanto a la alimentación, suele disminuir el hambre y haber pérdida de peso (aunque en algunos casos, sucede lo contrario). Respecto a la sexualidad, el deseo sexual se suele reducir.
  • Otra manifestación depresiva frecuente es el insomnio, aunque en algunos casos se puede presentar exceso de sueño.
  • Pueden tener sensaciones somáticas de malestar, incluso dolor (a menudo difuso pero que se puede manifestar también como dolor de cabeza o de estómago).

+ CONDUCTA

  • La persona afectada tiende a reducir la actividad diaria que realiza. En algunos casos, llega a permanecer en la cama todo el tiempo sin querer levantarse.
  • La dinámica depresiva puede interferir en una correcta higiene personal.
  • A menudo se reduce el contacto con otras personas del entorno, lo que puede derivar en situaciones de aislamiento social.
  • Aunque no tienen por qué producirse en todos los casos, son frecuentes las conductas de lloro.
  • La conducta y los movimientos del individuo pueden ser más lentos respecto a lo que es habitual, a pesar de que en algunos casos la ansiedad asociada puede provocar agitación.

  Después de describir los síntomas depresivos más importantes, conviene recordar que sólo la valoración de un profesional especializado de Salud Mental (psicólogo clínico y/o psiquiatra) puede confirmar la existencia de un trastorno depresivo en una persona. También sabrá distinguir si los síntomas están asociados a un episodio depresivo y/o a otro problema psicológico o físico (algunas enfermedades orgánicas pueden tener manifestaciones depresivas). Este profesional lo podemos encontrar tanto en el ámbito público (yendo previamente al médico de cabecera) o privado.

MIQUEL IZQUIERDO

Miquel-Izquierdo-224x300
          Para contactar con Miquel, AQUÍ

Noticias Relacionadas

Comments are closed

info@especialistasmagazine.com