manos voluntarios

¡Que nada te detenga!

VOLUNTARIADO Y ENVEJECIMIENTO ACTIVO

 Cada vez la esperanza de vida es mayor, en España ronda los 80 años en los hombres y 85 en las mujeres. Esto supone que cuando una persona se jubila, en torno a los 65 años, le quedan todavía muchos años por delante en los que se tiene que mantener activa para sentirse bien. Las personas que deciden hacerse voluntarias suelen ser personas muy activas, que todavía se sienten jóvenes, que gozan de buena salud, y que al retirarse de su vida laboral, tienen mucho tiempo libre y necesitan sentirse útiles.

Es por ello que en los últimos años está arraigando con fuerza el voluntariado entre la gente mayor. Y es que esta costumbre, que está cada vez más extendida, toma su modelo de los mayores norteamericanos, que tienen más tradición en este tipo de causas.

Hacerse voluntario cuando uno se jubila es una muy buena acción para continuar activo y de paso ayudar a nuestra comunidad, a los de nuestro entorno que más lo puedan necesitar. Muchos optan por realizar labores solidarias relacionadas con su profesión, bien dando charlas, cursos, ofrecer apoyo o enseñar a partir de su experiencia a las nuevas generaciones.

Otros prefieren ofrecer su apoyo a la comunidad colaborando en otros proyectos relacionados por ejemplo con sus aficiones o bien siendo solidarios con colectivos más necesitados como podrían ser clubs deportivos, asociaciones vecinales, grupos de lectura o grupos que compartan algún hobbie. Da igual cual sea el ámbito en el que se mueven, pero todos comparten un objetivo común: el de trabajar desinteresadamente para ayudar a los demás.

Por otro lado hay que destacar la importancia de vivir un envejecimiento activo, especialmente si se goza de buena salud. El hecho de jubilarse y tener más tiempo libre ha de favorecer que las personas se mantengan activas y aprovechen para hacer aquellas cosas que les hubiese gustado hacer cuando eran más jóvenes pero que siempre habían quedado pendientes. Mantenernos activos llegada la edad de jubilación nos aportará muchos beneficios, entre ellos, sentirnos útiles, favorecer las relaciones sociales, mejorar nuestra salud física y mental, enriquecernos como personas, etc. Esta es una buena etapa para aprender idiomas, asistir a cursos, a charlas y conferencias, aprender a tocar un nuevo instrumento, etc.  Y es que, ¡nunca es tarde para aprender cosas nuevas!

 

Noticias Relacionadas

Comments are closed

info@especialistasmagazine.com