anna montane psicologa

Anna Montane Psicóloga

Anna Montane psicóloga, atiende a pacientes de toda España vía online. 

“Lo que más me gusta de mi profesión es el proceso en sí de acompañar a las personas a retomar las riendas de su vida. Cada caso es un reto, cada persona un mundo. Es apasionante encontrar lo que funciona a cada uno y observar cómo evoluciona”

¿Por qué elegiste dedicarte a la psicología?

Porque me fascina el campo de las emociones, el pensamiento y el comportamiento humano y quería dedicarme a algo en que pudiera ayudar a los demás.

¿Qué te ha aportado tu profesión?

Un aprendizaje y crecimiento continuo a nivel personal. Cada experiencia es única y enriquecedora.

¿Qué es lo que más te gusta de ella?

El proceso en sí de acompañar a las personas a retomar las riendas de su vida. Cada caso es un reto, cada persona un mundo. Es apasionante encontrar lo que funciona a cada uno y observar cómo evoluciona.

¿Qué casos recuerdas especialmente?

Recuerdo a todas y cada una de las personas que he tratado. Ahora mismo me viene a la cabeza un caso de un duelo, algo muy natural y por lo que todos hemos pasado alguna vez, que en general no precisa asistencia, pero a veces por diferentes circunstancias se complica. Son trabajos especialmente emotivos que precisan de mucho tacto y delicadeza.

¿Algún o algunos pacientes a los que hayas ayudado de los que te sientas más orgullosa/o?

Cada persona que acude a buscar ayuda me parece admirable. Es duro y a veces doloroso reconocer que se tienen dificultades y se necesita ayuda y por si fuera poco estar dispuesto a compartirlo con alguien que a priori es un desconocido. Ya sólo por eso merecen todo mi respeto, esfuerzo y dedicación.

¿Por qué recomendarías a la gente visitar a un psicólogo?

Porque puede ser una vía para aliviar el sufrimiento y/o aumentar el bienestar, puede complementarse con otros tratamientos sin contraindicaciones y no presenta efectos secundarios.

¿Cuál es tu especialidad?

Me he especializado en todo tipo de problemas y trastornos que afectan a los adultos de todas las edades, desde jóvenes a ancianos: depresión, fobias, ansiedad generalizada, adicciones, trastornos de la conducta alimentaria, trastornos sexuales, trastornos del sueño, etc. Mi marco de referencia es la terapia cognitivo- conductual, pero he adquirido formación también en la orientación o terapia sistémica y humanística.
¿Qué le recomendarías a la gente para ser feliz? Así en general, que se centraran en vivir el aquí y el ahora. Anclarse en el pasado provoca depresión, y vivir pendiente del futuro, ansiedad.

 ¿Qué deberíamos tener en cuenta para elegir a un buen psicólogo?

Que tenga una formación adecuada y constante, una actitud entregada en la que nos sintamos escuchados, respetados, cómodos y en confianza. Y que diseñe el tratamiento atendiendo a nuestras características particulares.

¿Qué virtudes te gusta encontrar en las personas?

A nivel personal y profesional, esperanza. Aunque uno sienta que no le quedan ganas ni fuerzas, que las situaciones le son muy adversas, me gusta rascar y encontrar un rayo de esperanza del que estirar.

¿Si no te hubieses dedicado a la psicología a qué te hubieses dedicado?

No me veo haciendo otra cosa, aunque me interesan muchas cosas diferentes las que más me motivan y apasionan son las del área de la salud y lo social.

¿Cuándo recomiendas que se te visite?

Con frecuencia se acude a visita cuando uno ha tocado fondo y sus problemas afectan de manera importante el área laboral, familiar y/o personal. Si se pudiera actuar antes, cuando uno detecta dificultades en su vida que no sabe cómo gestionar, se podría evitar un mayor sufrimiento y realizar un tratamiento más breve. Pero más allá del momento o estado en el que se acuda, creo que lo fundamental es que exista cierta motivación o voluntad para el cambio.

¿Algo de la conducta humana que te fascine?

Muchas, pero quizás la que más la capacidad de cambio y superación, no deja nunca de sorprenderme.

La vida es cada vez más complicada, y la Psicología es una profesión que está cada vez más presente, ¿están ambas cosas relacionadas?

Creo que la vida ha sido complicada en todas las épocas, quizás de diferente manera. La psicología está cada vez más presente porque se demanda como apoyo cada vez desde más ámbitos y con mayor intensidad y también se aplica de forma preventiva y positiva, ya no sólo para tratar problemas o trastornos, si no para estimular el bienestar personal a través de promover los recursos personales, el autoconocimiento, el aumento de la autoestima, el desarrollo de habilidades sociales, etc.

¿Cómo percibe el ciudadano al profesional de la psicología, se puede hablar ya de la necesidad de un psicólogo de cabecera?

Creo que es muy necesaria la mayor presencia del psicólogo en la red de salud pública y en primera línea, ya que actualmente estos servicios cuentan con dificultades de acceso, largas listas de espera y pocos recursos para ofrecer una adecuada atención.

Hoy día parece que muchas otras profesiones quieren también abarcar el campo de las emociones, ¿la psicología es para los psicólogos o bien otras profesiones también pueden flirtear con la psicología?

Creo que es totalmente desaconsejable e incluso peligroso trabajar las emociones sin una adecuada formación. Abrir una herida y no saber cómo tratarla puede conllevar que ésta “se infecte” y empeore el estado de la persona. Hay que ser muy cuidadosos y responsables con temas tan delicados como el sufrimiento de una persona.

Noticias Relacionadas

Comments are closed

info@especialistasmagazine.com