Psicologo barcelona

¿Mi relación de pareja es tóxica?

Las relaciones de parejas tóxicas son aquellas en las que se establecen vínculos insanos de los cuales es muy difícil deshacerse ya que generan una cierta adicción bajo un pensamiento único: ¡Esto cambiará! Y la verdad, es que nunca cambia, más bien empeora. Lo que acontece es que a medida que avanza la relación se van buscando estrategias inútiles de mejora que lo único que hacen es inundar la relación de un único sentimiento negativo: frustración. La frustración lleva a ambos miembros de la pareja a la conclusión de que se está viviendo en un continuo conflicto no resuelto, en el cual, la manifestación verbal más presente es: ¡No paro de darme golpes contra la pared cada vez que intento que esta relación funcione¡

¿Cómo sé si estoy viviendo una relación de pareja tóxica?

Tener la sensación continuada de discutir y herirse cada día es el principal indicador. Las discusiones que no llevan a ninguna parte y que sólo generan dolor convierten la pareja en tóxica. Ambas partes sufren y no saben qué hacer, siendo todas las soluciones intentadas un fracaso absoluto. Se puede dar un distanciamiento emocional enorme y vivir en un aislamiento donde el sentimiento de soledad se va acentuando cada vez más. El psicólogo Sternberg describió tres componentes básicos del amor: intimidad, pasión y compromiso. La presencia de estos tres elementos es imprescindible para que una relación de pareja sana. Es decir, deben coexistir sentimientos de unión, de afecto y entusiasmo / excitación con una decisión clara de estar con la otra persona. Por lo tanto, el vínculo sano significa escuchar, atender, responder al otro desde el afecto y comprensión, desde la disposición de hacer feliz sin fronteras a tu pareja.

¿Tiene solución una relación de pareja tóxica?

Sí, pero bajo dos premisas. La primera, es que los dos miembros de la pareja estén dispuestos al diálogo abierto y al esfuerzo que implica solucionar los conflictos. Básicamente, la solución pasa por establecer una comunicación asertiva, es decir, el disponer un espacio de entendimiento sincero y auténtico en el que ambos puedan expresar sin prohibiciones pero con respeto todas las emociones, sentimientos y pensamientos. La segunda, es que después del espacio de entendimiento haya una puesta en acción: es decir, se tomen decisiones para llegar al cambio basadas en los deseos de ambos. De esta manera se puede transformar el vínculo insano que se está viviendo. Sin embargo, los que estáis experimentado una relación tóxica sabéis que no es fácil poder establecer estas dos premisas y, en estos casos, la ruptura de pareja es la mejor opción.

¿Cómo afronto la ruptura?

La ruptura de pareja que vive de forma tóxica es más complicada de lo que parece. Ya que, se establece esta especie de adicción que he comentado antes y es como dejar una droga que te duele pero que necesitas ya que genera dependencia. Lo primero que hay que hacer es recuperar la vida que se abandonó reforzando el objetivo con la siguiente pregunta: ¿Qué he estado perdiendo mientras me ocupaba de hacer funcionar esta relación? Es probable que muchas cosas, desde amigos hasta actividades que te gustaba hacer. El segundo, ponerte en acción y valorar cada pequeño éxito. El tercero, intimar contigo misma, aprendiendo a disfrutar sola de tu nuevo tiempo: ofrecerte este espacio tan necesario de “desintoxicación” para reencontrarte con tu yo interior favoreciendo el re-conocimiento de ti misma, de esta persona que eres, esta antes de la tormenta vivida.

¿La Terapia de Emociones Positivas puede ayudarme?

En mi consulta de Barcelona, con la Terapia de Emociones Positivas, hemos ayudado a parejas tóxicas a clarificar el tipo de relación que tienen y al encuentro de soluciones desde la expresión e identificación de emociones positivas trabajando desde las emociones negativas. La finalidad de la terapia de pareja es conseguir un espacio libre de comunicación para reaprender a comunicarse. Desde la comunicación han tomado decisiones y mejorado su vida.

Encarna Expósito, psicólogo en Vidal&Espejo  Barcelona y en Fundación Eduard Punset, Apol.

Noticias Relacionadas

Comments are closed

info@especialistasmagazine.com