Hablar del cancer con los hijos

Hablar del cáncer con los hijos

Hablar del cáncer con los hijos

Hablar del cáncer con los hijos.

Cuando una persona es diagnosticada de cáncer, una de las primeras preguntas que surgen es “¿Cómo se lo digo a los niños?”. Voy a tratar de orientar un poco sobre esta cuestión. No puedo decir que haya una forma de hacerlo fácil, porque no la hay, pero sí hay ciertas pautas que pueden ser de ayuda. Se puede buscar un momento y un sitio tranquilo, y asegurar que no se está haciendo nada más en este momento: ver la televisión, comer, hacer deberes, etc.

En primer lugar, es importante decírselo. Va a haber cambios: nuevas rutinas, nuevos horarios, visitas frecuentes al hospital, posibles cambios de imagen en el padre o la madre… aunque es comprensible la voluntad de ocultar esta información a los niños para ahorrarles el sufrimiento, sin duda ellos lo van a notar. Con lo cual si les decimos que no pasa nada lo que haremos será incrementar su ansiedad, y el niño puede imaginarse, e incluso inventarse, sus propias respuestas.

Que la información sea verídica y sea explicada de forma que se adapte a su edad y a su nivel de comprensión: usando un vocabulario sencillo y conocido por él/ella. Es importante especificarle en qué parte del cuerpo se encuentra el tumor. Se pueden usar metáforas, o comparar la situación con historias de dibujos animados o películas que él conozca. Otra cosa importante es que se lo diga alguien de su confianza: esta tarea no corresponde al médico, sino a un familiar o a alguien próximo al niño.

Los niños van a hacer preguntas, y algunas de ellas pueden tener difícil respuesta. Éstas son algunas posibles cuestiones, y las respuestas que les podemos dar:

  • “¿Por qué te ha pasado esto?” No hay ningún motivo. A veces la gente se pone enferma, pero para esto están los médicos.
  • “¿Me puede ocurrir a mi?” Algunos niños tienen cáncer, pero la mayoría de la gente que lo tiene es gente mayor. Y cada vez hay más gente que se cura”.
  • “Y ¿qué pasará ahora conmigo?” Va a haber algunos cambios (con ejemplos), pero entre todos intentaremos que todo vaya lo mejor posible”.
  • “¿Te vas a morir?” No lo sé. Pero cada vez hay más gente que se cura del cáncer, porque las medicinas mejoran. Con los médicos vamos a hacer lo posible para que esto no ocurra.
  • “¿Se te va a caer el pelo?” [los niños algo mayores relacionan el cáncer con la caída del cabello u otros síntomas del tratamiento]. Es posible, aunque esto no ocurre a todo el mundo. Y si pasa iremos a comprar una gorra, o un pañuelo, y lo usaré hasta que el pelo vuelva a crecer.
  • “¿Tienes miedo?” Un poco sí. Pero con los médicos y con vosotros, será más fácil pasar este miedo.

Hay más cosas que le podemos decir:

  • Que es importante que toda la família contribuya a que las cosas vayan lo mejor posible, y que puede que algunas costumbres (como salir a cenar a fuera los sábados) no puedan hacerse tan a menudo como antes.
  • Que puede hacer tantas preguntas como quiera, y que se las vamos a contestar. Ahora y más adelante.
  • Que es normal que llore, o que se enfade, y que siempre habrá alguien a su lado para que no se sienta solo.
  • Que el cáncer no es culpa de nadie (aunque suene extraño, los niños pueden pensar que como ellos se han portado mal, el cáncer de su madre o su padre es como un castigo). Y que el cáncer no se puede transmitir a otras personas.

También es importante no condicionar la curación a su conducta: a veces oigo a personas decir “si no te portas bien, mamá no se va a curar del cáncer”. Además de que esto es mentira, poner la responsabilidad de la curación en el niño es demasiado para él. Que el niño deba portarse bien no tiene nada que ver con la enfermedad. Otra cosa es que el niño puede cambiar su conducta para mostrar su rechazo a la notícia. Con paciencia y con pautas normales de educación, habitualmente todo vuelve a la normalidad pasado un tiempo.

Finalmente, recomiendo hablar con su maestro/a en el colegio, para decirle lo que ha ocurrido. El niño puede estar más triste en clase y bajar su rendimiento, así que es importante estar atento a ello por si se le puede ayudar.

En resumen: explicarle la situación, con la verdad y con un lenguaje comprensible, y mostrarse disponibles para responder a sus preguntas y estar a su lado.

En este enlace a la web de la American Cancer Society puedes encontrar información ampliada sobre cómo hablar del cáncer con los niños.

Noticias Relacionadas

One Response

Leave a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. 10 maneras de ayudar a una mujer con cáncer de mama | Psicooncologia: Psicologia per a persones amb càncer i familiars

info@especialistasmagazine.com